15 ago. 2007


El viento atravesaba con furia paredes y techos, y yo, te amé aquella noche con el miedo de quien sabe que perderá la vida al amanecer. Miraba en tus ojos y veía un pelotón que se preparaba para fusilarme contra un muro cubierto de sangre de tantas otras víctimas del amor fugaz, efímero, que en ese instante inundaba nuestros corazones. Ni un minuto más, ni un beso más. Al salir el sol, caminos distintos nos esperaban y así, sentada en mi propia autocompasión, llegaría hasta mis oídos el sonido que produce un corazón cuando se desgarra, el sonido que precede a la muerte.
Música: "Evanescence - Lithium"

No hay comentarios: