16 oct. 2008

La muerte de un poeta.

Así terminaban años de trabajo estéril, de nada servían ya las horas de insomnio, pluma en mano, regalando con palabras perfectamente ordenadas los ojos que jamás llegaron a verlas.
Todo parecía perfectamente planeado, tal vez por un dios harto del tedio que produce no tener nada que hacer. Alguien lo había decidido por él, alguna voz proveniente de una fuerza suprema le había susurrado ya demasiadas veces que no merecía la pena el esfuerzo, nunca serás poeta, nadie llorará al leer tus versos.
El por qué escapaba a su comprensión, escribía con y desde el corazón, pero eso no parecía suficiente. Todo se convertía en vacío, las palabras, los gestos...
Los giros de la vida el habían colocado justo a su espalda, era espectador de su propia vida, viendo como transcurrían los días y no encontraba nada, material o inmaterial, que llenara aquel vacío.
Así que todo estaba decidido, estas serían las últimas palabras que escribiría, los últimos versos dedicados a un amor inexistente. Porque ya las palabras se negaban a salir de su mente, porque ya estaba cansado.
Le faltó el brillo de los ecos que se producen en el alma cuando alguien te susurra un te quiero que sale del corazón. Le faltaron los brazos que te arropan en la noche, los labios que sacian la sed de quien desea ser amado. Le faltó su musa, le faltó espíritu, el que diferencia a los escritores del resto de las personas. Le faltó saber escuchar los sonidos del silencio, los gritos de las miradas, le faltó comprender la belleza que rodea el todo del que formamos parte. Le faltó la poesía, la que él intentaba crear con la pobre base de la tinta y el papel.
Se disuelve la amargura al mezclara con los colores opacos de una oscuridad producida por la noche infinita que hay en los ojos de quien es incapaz de ver sin sentir, incapaz de ver y oír con el tacto, incapaz de escuchar las palabras que grita una rosa mientras se marchita en el suelo, dejando su huella eterna, la historia de una vida efímera que solo un poeta puede transformar en algo que perdura a pesar de los intentos del tiempo de borrarlos de la memoria.
Poco a poco va dejando de ser para no ser nada. Si no puede ser poeta, que puede hacer con las interminable noches en blanco en que las palabras no dejan de fluir en su cabeza. No puede ser nada.
Pero todo estaba ya decidido, un poeta había muerto desde el preciso instante en que dejó de verse reflejado en lo que escribía, en el momento en que dejó de verle sentido a sus versos, y con ello, a su existencia.
Ahora vaga por las calles, sonrisa ausente, mirada perdida en la inconfundible belleza de los brillos de un sol que ya no le inspira. Ahora no es más que una sombra penitente, ahora es la historia de un poeta que muere a cada paso, la historia que a otro escritor le proporcionará más noches de insomnio, miles de palabras y un montón de hojas manchadas de la tinta que él no fue capaz de derramar por no creer en sí mismo, por buscar afuera lo que solo se puede encontrar en uno mismo.
Así es como mueren los poetas, cuando dejan de ver poesía en cada gesto de la vida, en cada brisa, en cada sonrisa....
Sobre su mesa, repleta de escritos que ya nunca volvería a tocar, aún permanece a la espera ese último intento que se convirtió en despedida.


Con el corazón desierto,
Y la razón desocupada,
No siento nada,
Ya no te siento.

3 comentarios:

Beeril dijo...

Hola,

He visto el enlace de tu blog dentro de los premios 20 minutos, y he de decirte, tras visitar tu casa, que te tomo en cuenta a la hora de tomar una decisión sobre mi voto.

Yo creo que sí sientes. y sientes la manera de ser de tus palabras, que son las auténticas portavoces de tus pensamientos.Porque son ellas las que te han tomado y dirigido hacia tus propios sentimientos para escribir tu texto... Sí sientes, y mucho.

Por cierto, si te apetece pasar por mi página y conocerme, encantado de la vida... ¡Je je! De todas formas, sea lo que sea, estos premios dan la oportunidad de conocer a gente que tienen los mismos intereses que tú, por eso te agrego a favoritos.

Mi blog en la categoría de humor es:
http://irlhadia.blogspot.com/

Saludos!

uno dijo...

hola,con tu permiso te enlazaré a mi blog.
Si hubiera algún problema directamente quitaré el enlace, lo que no me impedirá seguir leyendote.
Gracias de antemano.

LUISA M. dijo...

Hola:
Yo también ando recorriendo algunos blogs antes de emitir mi voto. El tuyo me ha gustado, pero todavía no lo tengo decidido.
Estoy de acuerdo con Beeril en que ese concurso, al menos, nos permite conocer blogs interesantes, que podremos seguir visitando independientemente de quien gane. Si te apetece puedes visitar mi blog.
http://volarsobreelmar.blogspot.com
Has expresado muy bien los sentimientos del poeta en tu entrada. ¡Que no deje de sentir... ni de escribir!
Saludos.