11 abr. 2007

DETRÁS DEL ESCUDO...




Detrás del escudo de acero y hielo aún late un corazón humano, detrás de los párpados se ocultan las lágrimas y en la garganta un enorme nudo que hace imposible respirar. ¿Ves como tiembla el labio? Es de rabia, impotencia, todo está dicho y aún no ha abierto la boca. Para qué preguntan si todo está decidido antes de empezar… para qué nos envenenan el alma con esperanzas … Si no hay posibilidad alguna de cambiar nada yo seguiré caminando hasta que alcance al sol, aunque solo sea en sueño, nadie puede tocar mis sueños, nadie puede tocarme en mis sueños… nadie … salvo tú…

No hay comentarios: