23 jun. 2007

El equilibrio es imposible...


- Baila conmigo- le dije mientras ponía aquel disco que tanto me gustaba – baila conmigo por favor.
- No se bailar esta música, en realidad no se bailar ningún tipo de música.
- Confía en mi, deja que bailen nuestros corazones – mis palabras trataban de tranquilizarla mientras me acercaba a ella y la rodeaba con mis brazos por la cintura hasta atraparla con mi cuerpo – Solo déjate llevar por la melodía.

Notaba su respiración en mi cuello, la música y el latido de nuestros corazones era todo lo que podía oír, todo a nuestro alrededor desapareció en cuanto noté que su cuerpo se acoplaba al mío en tan perfecta armonía. Sentía su calor y deseé besarla, pero no quise estropear aquel momento, aquel equilibrio perfecto.
No se cuanto tiempo estuvimos así, el reloj marcaba unos diez minutos, pero para mí solo fueron segundos, efímeros, fugaces, como la felicidad lo es siempre. Entonces sonó su teléfono y la magia se rompió. Supongo que sabía quien la llamaba y fue como si oyera una alarma. Se apartó de mí bruscamente, como quien despierta de una pesadilla y comenzó a recoger sus cosas.

- Lo siento, tengo que irme.
- Pero…
- No digas nada, tengo que irme.

Y así, sin una explicación, porque tal vez yo ya la sabía, se marchó otra vez, ahora quizá para siempre. Puede que aquello solo fuera una despedida definitiva y en un instante, la música de mi cuarto desapareció y en mi cabeza comenzó a sonar el estribillo de una canción… el equilibrio es imposible…



2 comentarios:

xienra dijo...

Otra vez vuelves a tocarme. Por el texto y por el tema de Piratas que le cae estupendo. Chica, lo haces genial, te felicito.

Besos.

Cusifai dijo...

La virtud por excelencia...
Esa ruptura de la perfección que ocurre cuando los instantes mas bellos se interrupen en situaciones cotidianas...
Lo pintaste bonito, no dejes de soñar...